Trumbo, las ovejas negras de Hollywood

Trumbo, las ovejas negras de Hollywood

Hollywood es la fábrica de los sueños. De ahí salen las historias que nos emocionan, nos enamoran y nos hacen imaginar que un mundo mejor es posible. Todas esas películas han sido concebidas en la mente de un escritor o guionista. Los buenos son aquellos que nos estremecen o nos hacen pensar. Precisamente esto último no era tan bien visto durante los años de la sospecha comunista en los Estados Unidos. Dalton Trumbo fue uno de aquellos guionistas perseguidos por la caza de brujas del senador McCarthy. Esta es la historia de una oveja negra de Hollywood.

Dalton Trumbo era un guionista de una gran reputación por la calidad de sus guiones. Llegó a ser el mejor pagado del gremio de escritores. Pero sus historias llevaban impresas ideas ‘peligrosas’ que invitaban a la reflexión. En plena vorágine paranoica contra los soviéticos, los guionistas fueron los primeros acusados de pertenecer al partido comunista. Trumbo encabezó la famosa lista negra de los “10 de Hollywood”.

“Trumbo” es una excelente oportunidad para escarbar en una de las leyendas de la industria cinematográfica. El autor de los libretos de “Vacaciones en Roma”, “El Bravo” y “Espartaco”, entre otras muchas obras. Ganador de dos premios de la Academia a los que no fue a recoger porque sus guiones no los podía firmar con su propio nombre. Durante años fue perseguido por sus ideas.

La película se limita a narrar la vida de Trumbo pero no llega a meterse dentro de su piel. Conocemos a un hombre idealista dispuesto a arriesgar su vida acomodada por defender la libertad de expresión. El director se ciñe demasiado al texto por lo que la película se convierte en un relato poco arriesgado, lineal y plano. Aunque también muy interesante y divertido al permitirnos ser testigos de los secretos guardados entre bambalinas.

La historia de Dalton Trumbo (Bryan Cranston) no se puede explicar sin su hija (Elle Fanning).
La historia de Dalton Trumbo (Bryan Cranston) no se puede explicar sin su hija (Elle Fanning).

Encandila con su ingeniosa verborrea, es cierto, pero no alcanza a transmitir el drama de su situación. No se detiene en la angustia de un hombre adinerado que se siente perseguido por los hombres del poder. Tampoco en el sufrimiento del inocente que debe pasar por la cárcel. Ni en el bache que sufre después de verse obligado a rebajar el estilo de vida de su familia o el sacrificio de separarse de sus amistades. Todo ello se describe con cierto halo de ‘al final todo va a salir bien’ que hace que la historia pierda fuerza.

La película escoge los derroteros de la comedia para describir una situación difícil pero también hay momento para el drama. Ese drama se ve reflejado a través de su mujer y sus hijos. Sobre todo de su hija Nikola. Un personaje vital para entender hasta que punto alcanzaba la obsesión de Trumbo que llegó a dejar desatendida a toda su familia por encerrarse a defender su arte. La madurez de la hija marca la evolución de su padre que pasa del enfado del cumpleaños al tierno amigo de los pajaritos.

Bryan Cranston interpreta a Dalton Trumbo. El actor, que ha dado vida al astuto Walter White de Breaking Bad, le otorga a su Trumbo de una profunda personalidad y complicidad. Una fantástica elección. Del reparto plagado de caras conocidas destacan un John Goodman bastante granuja de los negocios y el sorprendente estirón de la adorable Elle Fanning.

El guiño por excelencia se lo lleva ese monstruo de la comedia moderna llamado Louis CK. Creador, escritor, director y actor de su propia serie de televisión “Louie” que describe la vida diaria de un monologuista divorciado y padre de dos pequeñas. Uno de los mejores escritores del momento por su capacidad de convertir el pequeño drama ordinario en una chispeante comedia y viceversa. Ese pelirrojo bonachón vuelve a dar su particular toque de prestigio tras “La gran estafa americana” y “Blue Jasmine”. Sin embargo, vuelve a no brillar al igual que ocurría en las anteriores. Sin duda en el caso de Louis CK se cumple el dicho de que su mejor película está todavía por llegar porque él en sí mismo ya es un Trumbo.

Trumbo” va dirigida para aquellos que defiendan la libertad de expresión, para los escritores, para los amantes del cine, para los idealistas, para los que no se detienen ante las injusticias, para los que imaginan un mundo mejor, para los que sueñen con ser superhéroes, para los que aman. Para cualquiera que haya visto una película en su vida. Para todos.

Trumbo: 7/10

PD: Hay una buena historia aquí sobre un hombre que se enfrentó al mundo entero.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *